Refugiados climáticos y el cambio social en los «territorios frontera». Tesis Doctoral Jesús Rivillo

 

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID 

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL

EN LOS TERRITORIOS FRONTERA   

Madrid, 2015

 TESIS

Anuncios

Nacionalismos catalán y español vs. nosotros

«Los hombres tienen la costumbre de gritar para no tener que escucharse unos a otros». Miguel de Unamuno.

Los nacionalistas catalanes gritando contra los «patriotas españoles», los nacionalistas españoles gritando contra los «patriotas catalanes» y, nosotros ¿contra quién gritamos?

Quizás sea un poco sordo o los gritos no me dejan escuchar ¿qué ha pasado con nosotros?: los extranjeros, refugiados, parados, pensionistas, mujeres maltratadas, los que reclamamos una sanidad y una educación pública de calidad, los desahuciados, los sintecho, los olvidados; en definitiva los actuales invisibles de las patrias.

¿Dónde están las demandas ajenas a las peleas por las patrias? ¿Alguno de ellos se pregunta qué pasa con nosotros? Con los que no estamos ahí, los que no las consideramos nuestras únicas contiendas.

Los que aún manteniendo unas opiniones ideológicas sobre los nacionalismos , nos sentimos en estos momentos olvidados.

Los que para los estados y la naciones del Sistema, siempre seremos «la carne del cañón de las crisis».

Los que queremos que nos devuelvan, los patriotas cuya riqueza creció mientras nuestra pobreza aumentó, lo que es nuestro.

Creo que los pueblos, pero todas sus gentes, tienen derecho a la autodeterminación, a construir un mundo de libertad, igualdad y respeto al diferente, pero con buenos compañeros de viaje, no todos son válidos.

Nosotros, «los olvidados», también tenemos derecho a que se nos escuche ahora, también ahora, sin la sordina de las peleas nacionalistas. Aunque sigan gritando para defender sus patrias.

 

 

 

 

 

 

 

 

Nacionalismo e internacionalismo

Los pueblos y las gentes sólo podremos ser considerados: si se respeta la libertad, desaparecen los muros y se preserva el derecho de los diferentes y las minorías.
Nacionalismo e internacionalismo son caras de la misma moneda dependiendo de la estrategias ideológicas que se planteen para el cambio social.
El internacionalismo como propuesta ideológica  no tiene que ver nada con la globalización como instrumento de dominación.
La simetría de ambos conceptos es romper con toda la linea argumentativa del internacionalismo como respuesta a los excesos y exigencias, que a través de la globalización, realiza el Sistema, tanto sobre las estructuras productivas como sobre los ecosistemas naturales y social.

Pau Casals: El cant dels ocells/El canto de los pajaros.

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL

 

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID 

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL

EN LOS TERRITORIOS FRONTERA   

Madrid, 2015

 TESIS

REFUGIADOS CLIMÁTICOS (desplazamientos forzosos por el Cambio Climático)

Las poblaciones dependientes directamente de los recursos naturales ven cada día más alteradas las condiciones climáticas y ambientales necesarias para sobrevivir. Se está presenciando una degradación ambiental como consecuencia de: conflictos bélicos, sequías, pobrezas, sobre explotación de los recursos, monocultivos, etc.

  Así mismo en los últimos años, se está asistiendo a una serie de fenómenos naturales que están incidiendo como un factor más en esa degradación: un calentamiento generalizado del planeta que la comunidad científica ha empezado a considerar relevante.

La contrastación empírica de su existencia, permite considerarlo como una modificación más rápida de las condiciones climáticas como consecuencia de la acción humana. Estas modificaciones, por convención, se han considerado como un Cambio Climático global.

DSC00354

 Según el Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) las emisiones de los gases de efecto invernadero (principalmente: dióxido de carbono, óxido nitroso y metano), producidos por la actividad humana, están provocando un aumento de las temperaturas, que podrían ser de 1,4 a 5,8 grados centígrados hasta el año 2100, con respecto a las temperaturas de 1990.

Lo que ello supone, se puede observar en los impactos que en América Latina y en África prevén las últimas proyecciones para el siglo XXI. Estas son entre otras: aumento de la temperatura media, decrecimiento del volumen de los glaciares; cambio en el régimen de las precipitaciones; y el aumento e intensidad de tormentas, huracanes, sequías, olas de calor e inundaciones.

Estos efectos se sentirán principalmente en los sectores productivos agrícola, ganadero y silvícola, en la disponibilidad de recursos hídricos, así como en los asentamientos humanos y en el volumen y estructura de las migraciones.

Las situaciones ocasionadas pueden agravar las desigualdades y la pobreza ya existentes, que en los últimos años habían disminuido en muchas de las regiones deprimidas de los países emergentes.

Provocando que muchos millones de personas se vean obligadas a desplazarse. Ya en 1990, el IPCC, afirmaba que una de las consecuencias más importantes del Cambio Climático sería la emigración masiva de personas, principalmente de los países pobres y emergentes, con menores recursos para financiar la previsión de riesgos y sus mitigaciones.

Se puede observar que como consecuencia de este factor se están produciendo una serie de desplazamientos humanos (Refugiados Climáticos) de las regiones periféricas más deprimidas hacia aquellas que tienen mayores posibilidades de subsistencia o mejores medios para pasar a los países de un alto o muy alto Indicé de Desarrollo Humano (índices diseñados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-PNUD-). Estas regiones las hemos conceptualizar como Territorios Frontera, en la investigación que soporta este resumen.

 En la actualidad, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2009 (Superando barreras. Movilidad y desarrollo humano), sólo migra a nivel transnacional el 3,1% de la población mundial, que supone en números absolutos, alrededor de 200 millones de personas y la gran mayoría de los migrantes, unos 740 millones, se mueven en el interior de las fronteras de los estados.

Los cálculos realizados para el año 2050, habrá unos 200 millones de migrantes climáticos. Esta cifra ha sido aceptada tanto en el IPCC como en el Informe Stern (informe encargado por el Gobierno Británico sobre los efectos del Cambio Climático y el calentamiento global sobre la economía mundial).

Las consecuencias meteorológicas y económicas del Cambio Climático han sido mucho más estudiadas que las que afectan directamente a la población y a los flujos migratorios permanentes o temporales.

Sería muy problemático considerar el factor del cambio climático como una causa aislada de los desplazamientos humanos forzosos, al estar estos, habitualmente, interrelacionados con factores socio-económicos, demográficos, políticos o culturales. Pero sí se le puede considerar como determinante para poder analizar con mayor rigor sus consecuencias actuales y en un futuro inmediato, en los cambios sociales que los desplazamientos humanos van a introducir en las regiones de recepción.

España 1981 intento golpe de estado

Hoy, 23 de febrero de 2016, hace 35 años del intento de golpe estado a la democracia española.

Algunos pensaron en cómo salir, otros en cómo luchar. Pero todos tuvismos miedo a perder lo conseguido desde la muerte del dictador.

Es necesario recordar que lo derechos civiles actuales no se han regalado. Muchos de los hambres y mujeres que lucharon por ellos se quedaron en los caminos. Creo que no merecen ser olvidados.

No todo fue como es, hubo que ganarse cada gota de libertad: todos éramos sospechosos de algo, los diferentes debían desaparecer, las caricias y los besos estaban prohibidos.

Tuvimos que volver a conseguir que nos devolviesen, lo que nunca se debió perder, la dignidad.

Después de 1936 asesinaron el derecho a pensar, no matemos la obligación de recordar nuestra historia.

Es necesario homenajear a los que lucharon para que las libertades de pensamientos y de actos no dejen de convivir con nosotros.

Olvidar los acontecimientos del intento de golpe de estado de 1981 (hace 35 años) o del golpe de estado de 1936 ( el 18 de julio va a cumplir 70 años), será un atentado a la memoria colectiva  y un empobrecimiento cultural.

niño 1981España 1981  manifestacion_sol_n-365xXx80 España 2015imagesniño 1936
España 1936

Perder la visión histórica de los acontecimientos, es alienar el derecho a pensar y por tanto provocar que la educación esté sesgada en función a  las necesidades ideológicas  del poder.

Olvidar a los que lucharon por la libertad, es olvidarnos a nosotros mismos y negar las raíces sociales y culturales a los que vendrán.

 

 

Los emigrantes: «la otra justificación de la crisis»

Los gobiernos europeos desde hace varios años, «años de crisis», están acometiendo un proceso de cambio para transformar, a exigencias de los «Mercados», los logros conseguidos a lo largo de los últimos cuarenta años por sus ciudadanos.

Para ello cada vez van necesitando más coartadas que justifiquen las acciones que ejercen sobre sus poblaciones.

Para que el mecanismo funcione hay que buscar elementos precisos que ataquen eficazmente la línea de flotación de sus sistemas sociales, económicos, culturales y comunicacionales.

Todo ello con la finalidad de crear un estado de opinión que facilite el encanallamiento colectivo ante un «culpable», en definitiva buscar un responsable ajeno a los «Mercados». Un catalizador que asuma las tensiones sociales.

La llegada de extranjeros y sus connotaciones xenófobas, es una justificación adecuada para buscar responsables en la modificación de las condiciones de vida de los «nacionales». La aceptación colectiva de que la pérdida de derechos sociales es debida, por una parte a las situaciones provocadas por la crisis y por otra al abuso de  la extensión global de las ventajas sociales, de las que se han «aprovechado» los no «nacionales», son argumentos aceptados sin demasiada contestación por parte de las clases medias europeas.

Argumentos como:

«En la balanza se pone solamente el drama humano de los subsaharianos…y no se tiene en cuenta la gravísima situación que podría producirse si esta inmigración irregular, siempre ilegal, entrase en la Ciudad ( Juan José Imbroda Presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla. España)»…

… «Estos extranjeros contarán con un plazo de seis meses para poder cobrar el paro y pueden perder ese subsidio sino demuestran que están buscando trabajo…debemos ser claros en que tenemos un servicio de salud nacional gratuito, no tenemos un servicio internacional gratuito… (David Cameron, Primer Ministro, Reino Unido)»

… « Horst Seehofer, Jefe del Gobierno Bávaro (Alemania), calificó a los futuros inmigrantes como peligrosos turistas sociales»

Han creado un estado de opinión pública que no sólo sirve para una tolerancia colectiva de la represión de los estados; sino que además, sirve para que el conjunto de los emigrantes, regularizados y no regularizados, sean una excusa perfecta para una modificación torticera de las relaciones laborales, así como unos reajustes de los sistemas de protección social, que facilite la entrada en los fondos de pensiones, la sanidad o la educación pública de las grandes empresas que actúan en los distintos sectores. 

En definitiva un relato que acentúe el miedo a la falta de respuesta estatal a las necesidades básicas colectivas de los«nacionales».

Unas buenas excusas para diluir las transformaciones  de calado que en las estructuras socioeconómicas están sufriendo las poblaciones de los países europeos.

Modificaciones que necesitan los «Mercados» y las grandes empresas internacionales para salir de sus crisis periódicas y dar respuesta a sus estructuras de crecimiento continuo de beneficios.