Refugiados climáticos y el cambio social en los territorios frontera.

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL
EN LOS TERRITORIOS FRONTERA

Jesús Rivillo Torres
Madrid, 2015

TESIS DOCTORAL
Anuncios

Extranjero

-Dime, hombre, enigmático, ¿a quién amas tú más? ¿A tu padre, a tu   madre,  a tu hermana, a tu hermano.?
-Yo no tengo ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano.
-¿A tus amigos?
-Os servís de una palabra cuyo sentido desconozco hasta hoy.
-¿A tu patria?
-Ignoro bajo qué latitud está situada.
-¿La belleza?
-De buena gana la amaría, diosa e inmortal.
-¿El oro?
-Lo odio, como vosotros odiáis a Dios.
¿Pues qué es lo que amas, extraordinario extranjero?
-¡Amo las nubes. . ., las nubes que pasan… allá lejos… las maravillosas nubes!

De Spleen de París
Por Charles Baudelaire
Traducción de Nydia Lamarque 1º edición, 1961, México, Editorial Aguilar.

Refugiados climáticos y el cambio social en los «territorios frontera». Tesis Doctoral Jesús Rivillo

 

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID 

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL

EN LOS TERRITORIOS FRONTERA   

Madrid, 2015

 TESIS

Corrupción y otros

1416226887_648061_1416234826_noticia_normal

SE TERMINARÁ CON LOS POLÍTICOS CORRUPTOS, CON LOS FINANCIEROS SIN ESCRUPULOS, CON LOS RICOS QUE SE HACEN MÁS RICOS A BASE DE LOS POBRES Y CON LOS SEÑORES DE VIDAS Y HACIENDAS.

LO MALO ES QUE SU INSACIABLE USURA Y LA PEQUEÑEZ DE MIRAS DE LOS GOBIERNOS SERVILES: TAMBIÉN TERMINARÁN CON NOSOTROS.

 

Los refugiados del Cambio Climático

La incidencia del Cambio Climático en los desastres naturales, según van pasando los años, va tomando una mayor relevancia, lo que conllevará más desertización, un progresivo aumento de enfrentamientos por el agua, escasez creciente de alimentos, problemas de salud o un aumento de las contiendas bélicas por el control de los recursos. En definitiva mayor pobreza y conflictos sociales y ambientales.

Aunque es difícil cuantificar y predecir la incidencia y consecuencias exactas de éste, como fenómenos aislado, es evidente que se están aumentando las condiciones para que un número importante de personas se conviertan en «Refugiados del Clima».

Ya en 1976 Lester Brow advirtió de la aparición de los «Refugiados Medioambientales» «…El Cambio Climático aumenta la vulnerabilidad de comunidades enteras, que se ven obligadas a abandonar sus hogares y son empujadas hacia zonas en conflicto o hacia el exilio…» (Centro de Información de la Naciones Unidas (CINU). Son las conclusiones que presentó Antonio Guterres (Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados), en el marco de la Conferencia Río+20.

Por su parte ACNUR hizo un llamamiento, en el mismo foro «…a la existencia de refugiados que son desplazados forzosos por los cambios extremos del clima…» (Inter Press Sevis).

Así mismo, La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) no considera a los refugiados por el Cambio Climático, pero la definición que plantea de migrantes ambientales dice así: «Los migrantes por motivos ambientales son personas o grupos de personas que, por razones de cambios repentinos o progresivos del medio ambiente, que afectan adversamente su vida o sus condiciones de vida, se ven obligados a abandonar sus lugares de residencia habituales o deciden hacerlo ya sea con carácter temporal o permanente, y que se trasladan a otro lugar de su propio país o al extranjero.» Se utiliza el término «medio ambiente» aunque todas sus referencias pueden ser sustituidas, sin necesidad de forzar la redacción, por Cambio Climático.

De todos modos la OIM plantea que esta definición es una forma de recoger la complejidad del tema.

La falta de consenso en la referencia a su consideración, por los organismos internacionales, hace que sigan en un vacío legal y asistencial. Pero la existencia de personas que son expulsadas de sus lugares de origen como consecuencia de las modificaciones que se están produciendo en la irregularidad climática, que hizo posible su asentamiento, les convierten en otros refugiados, que antes o después se les tendrá que dar el mismo tratamiento personal y jurídico que al resto de los refugiados.

Aunque los estados de acogida y organizaciones internacionales no les consideren, por no reunir las condiciones para entrar en las categorías que señala el Convenio de Ginebra de 1951 y el protocolo de Nueva York de 1967, los «Refugiados del Clima» son una realidad social, económica y medioambiental que antes o después puede afectar a un número significativo de la población mundial.

CAMBIO CLIMÁTICO Y MIGRACIONES

kiribati-cambio-climaticoLas poblaciones que dependen directamente de los recursos naturales, ven cada día más alteradas las condiciones climáticas y ambientales necesarias para sobrevivir. Hace tiempo que se está asistiendo a una degradación ambiental como consecuencia de: conflictos bélicos, sequías, sobre explotación de los recursos, monocultivos, etc., pero en los últimos años, una serie de fenómenos naturales están incidiendo, como un factor más, en esta degradación ambiental, esto es: un calentamiento generalizado del Planeta que la comunidad científica ha empezado a considerar relevante.

La contrastación empírica de su existencia, permite considerarlo como una modificación más rápida de las condiciones climáticas como consecuencia de la acción humana. Estas modificaciones, por un acuerdo científico mayoritario, se las ha llamado «Cambio Climático global».

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas (IPCC) las emisiones de los gases de efecto invernadero (principalmente: dióxido de carbono, óxido nitroso y metano) producidos por la actividad humana, están provocando un aumento de las temperaturas, que podrían ser de 1,4 a 5,8 grados centígrados hasta el año 2100 con respecto a las temperaturas de 1990. Un ejemplo de los efectos de estas variación es que el Cambio Climático en América Latina y en África durante el siglo XXI, de acuerdo con las últimas proyecciones, se manifestará a través de un aumento de la temperatura media, un decrecimiento del volumen de los glaciares, un cambio en el régimen de las precipitaciones, sequías, el aumento e intensidad de tormentas, olas de calor e inundaciones.

La incidencia de sus efectos serán más notables en los sectores agrícola, ganadero y silvícola, así como en la disponibilidad de agua para el abastecimiento de una población en crecimiento sostenido. En definitiva el Cambio Climático influye e influirá directa o indirectamente en todos los sectores económicos, sociales, culturales y medioambientales. Todo ello, condicionará el modo en que personas y sociedades desarrollen sus actividades, así como las peculiaridades de los asentamientos humanos y la dimensión y estructura de las migraciones.

En 1990, el IPCC, afirmaba que una de las consecuencias más importantes sería la emigración masiva de personas, principalmente de los países pobres, con menores recursos para financiar la adaptación y la mitigación, hacia los del primer mundo. Estos escenarios que el IPCC preveía en la última década del siglo pasado, ya son una realidad y estan provocando que millones de personas se vean obligadas a desplazarse de sus lugares de origen hacia otros más favorecidos.

Pero estos movimientos de población no se dirigen directamente a sus destinos, previamente realizarán una serie de desplazamientos internos en los países de origen, así como por las rutas preestablecidas, por intermediarios, mafia o gobiernos, que les aproximarán progresivamente a los lugares de retención, desde donde podrán acceder, en el mejor de los casos, a los paises del centro.Estos recorridos pueden durar entre uno y tres años.

En la actualidad, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2009 (Superando barreras. Movilidad y desarrollo humano), sólo migra a nivel transnacional el 3,1% de la población mundial, que supone en números absolutos alrededor de 200 millones de personas y la gran mayoría de los migrantes, unos 740 millones, se mueven en el interior de las fronteras de los estados. Se han hecho cálculos, entre otros, por el profesor Norman Myers de la Universidad de Oxford, según los cuales para el año 2050 habrá unos 150 millones de migrantes climáticos; cifra que han aceptado tanto el IPCC como el Informe Stern (informe encargado por el Gobierno Británico sobre los efectos del Cambio Climático en la economía mundial).

Las consecuencias meteorológicas y económicas han sido mucho más estudiadas que sus repercusiones sociales, aquellas que afectan directamente a la población y en especial a los flujos migratorios, permanentes o temporales, que está causando.

Como se ha repetido, no sería riguroso considerar a éste como un factor aislado, capaz de provocar por si mismo desplazamientos humanos; su interacción con las crisis sociales, económicas, políticas y otras ambientales es innegable, pero eludir su relevancia es no tener en cuenta un factor que puede ser origen de importantes transformaciones sociales y geográficas, en las regiones y ciudades que son utilizadas como fronteras de contención de los refugiados del Cambio Climático.

Estos cambios y conflictos no sucederán sólo sobre la realidad social de las regiones de acogida y retención, sino que las presiones que se produzca en ellas, afectarán directamente a los sistemas sociales de los países con más medios para dar respuesta a los efectos del Cambio Climático. Pero el error es considerarse aislados y no tener en cuenta que la Tierra es una y por lo tanto, lo que ocurre en la periferia pobre incide directamente en el centro rico.

Foto seleccionada

Refugiados del Clima y las Ciudades Frontera


images mauriten
Ciudades Frontera: son los espacios geográficos, sociales, económicos, políticos, culturales y comunicacionales; permeables a las entradas de personas que provienen, entre otros motivos de regiones deterioradas ambientalmente, e impermeables a su salida.

Son receptoras de migraciones nacionales e internacionales (Refugiados del Clima) con origen en regiones deprimidas. Entendiendo como tales la vinculación de lo deprimido –desde una perspectiva dialéctica y holística de lo económico, político, social, cultural y natural– con las regiones de los países de la periferia.

El rápido crecimiento demográfico de las Ciudades Frontera, en especial con poblaciones jóvenes, las impiden dar una respuesta adecuada a las necesidades de recursos alimenticios, sanitarios, educativos, etc. Asimismo, sus carencias previas en infraestructuras y servicios, aumentan, si es posible, las dificultades de sobrevivir en ellas.

Al ser lugares de paso en el que los inmigrantes se van a establecer de forma temporal, esperando la salida hacia los países del centro, así como un cruce de culturas e ideologías, están sometidas a un permanente control policial, tanto por parte de las policías internas como de las extranjeras. Por ello son consideradas y utilizadas, por los gobiernos nacionales o internacionales, como zonas de retención.

La dependencia de la cooperación internacional (de las agencias gubernamentales de los países del norte) es instrumentalizada, en cierta medida, como una forma de mantener el «status quo». Y de esta manera evitar la desaparición de las vallas, tanto espaciales como virtuales, que separan a los países del centro con los de la periferia.

Sus territorios tienen un alto niveles de degradación ambiental, pero sus necesidades de agua, alimentos o energías baratas, las convierten rápidamente en emisoras de contaminantes. Emisiones que van inciden directamente en el Cambio Climático de las regiones sumidero. Entre ellas, posiblemente, de donde provienen los Refugiados del Clima; aumentando, de este modo la precariedad de las regiones de origen y provocando más flujos migratorios hacia las Ciudades Frontera.

En definitiva, éstas son espacios donde se van a producir una serie de conflictos y cambios sociales, culturales, económicos, geográficos y ambientales; que las van afectar directamente a ellas y a las regiones pobres de la periferia, pero también de forma indirecta, en principio, a los países emergentes y del centro.

foto