ACHÉS DE YPETIMI: «VOCES DISUELTAS EN EL BOSQUE»

Este documental busca visibilizar a la Comunidad Aché de Ypetimi.
La defensa de la singularidad cultural, del idioma, de su relación ancestral con el bosque, de la memoria histórica y de los modos de reciprocidad e interacción grupal, son los retos a los que se enfrentan los achés de Ypetimí. Son, además de un peligro, una oportunidad para evitar su desaparición y olvido. Su posición marginal en la sociedad paraguaya les obliga a dotarse de instrumentos para lograr un espacio de acción y defensa; en definitiva para hacer valer los derechos heredados de sus antepasados en la sociedad paraguaya actual. DOCUMENTAL

Anuncios

Los Kwegus del valle del bajo del río Omo. Una pequeña noticia

Posiblemente sea una pequeña noticia. Aquella que no aparece en los medios de comunicación. Aquella que no se publica en los periódicos, que no escuchamos en la radio o no vemos en la TV mientras desayunamos.

Posiblemente no es suficiente su importancia para competir con la crisis del primer mundo, con la necesidad de salvar a los estados miembros de la Zona Euro, con los rescate financieros o los casos de corrupción.

Posiblemente no nos afecte a nuestras vidas cotidianas.

Es verdad que hay conflictos de gran envergadura y que en la actualidad son más importantes y mediáticos.

Es cierto, y sin ninguna acritud, que las noticias de la gente que mueren en las guerras de actualidad o por intentar llegar al primer mundo, son de una importancia extrema y que deben tener una relevancia que muestre las atrocidades que provocan.

Pero este caso es pequeño y distante: es la situación de más o menos mil personas, de un recondito lugar de Etiopía (África) localizado en el valle bajo del río Omo. Posiblemente hay que mirar el mapa para saber dónde está Etiopía y el valle bajo del río Omo.

Estas personas: Los Kwegus  (ver Survival)  se enfrentan a una hambruna porque su  río está desapareciendo por la construcción de una gran presa.

Los kwegus del valle del bajo Omo en Etiopía padecen hambre a causa de la destrucción de su bosque y de la lenta muerte del río Omo. © Survival International
Los kwegus del valle del bajo Omo en Etiopía padecen hambre a causa de la destrucción de su bosque y de la lenta muerte del río Omo.
© Survival International

Es verdad, es una pequeña noticia,  pero de vez en cuando es conveniente acordarse de los olvidados.

 

Los Awás: el pueblo originario más amenazado

Los Awás (Guajá) son un pueblo originario que viven el estado de Maranhão, nordeste de Brasil.

Se aislaron himages awasuyendo de las masacres y asaltos de los colonos. Los primeros grupos que contactaron sufrieron una reducción de la población, especialmente por el contagio de enfermedades.

Actualmente son 350 personas que habitan en las tierras indígenas de Alto Turiaçu, se conocen tres comunidades aisladas denominadas Awá, Guajá y Juriti.

Awás en su idioma significa gente. Hablan una lengua de la familia tupí-guaraní

Los Awás son un pueblo que vive en la parte atlántica de la selva tropical de Brasil. Originariamente eran un pueblo sedentario pero adoptaron el estilo de vida nómada a principios del siglo XIX para escapar a las incursiones de los europeos.

Durante el siglo XX aumentaron los ataques de los colonos a los Awás que talaron la mayoría de las zonas boscosas de las tierra que ocupaban.

A partir de mediados de los años 80 los Awás se trasladaron a asentamientos establecidos por el Gobierno, aún así han intentado mantener la forma de vida, adoptada a principios del siglo XIX: viviendo de la selva, en grupos nómadas de unas docenas de personas y con poco o ningún contacto con el mundo exterior.

Pero ellos y sus tierras han seguido sufriendo continuas invasiones y una serie de masacres que han reducido a los Awás a unos 300 personas, de los que sólo unos 60 viven todavía en el bosque según su forma de vida tradicional.

Información obtenida del Blog: «Una antropóloga en la Luna. unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es »

Los Aches: pueblo olvidado de América ( sus Voces Disueltas en el Bosque)

Memorias y silencios de la historia: LA COMUNIDAD ACHÉ DE YPETIMÍ
La geografía configura nuestra alma.
Si nos cambian el suelo que pisamos, nos cambian lo que
somos…somos geografía. (Bartomeu Meliá. S. J., antropólogo).
Una vez que está en tu corazón que vos sois indígena vas
a continuar siendo indígena. (Ramona, mujer aché).
Un documental donde se pone en valor la cultura, la relación
con el bosque y la memoria de los achés. Que hace visible
la resistencia de un pueblo a desaparecer y su capacidad
para adaptarse a lo incierto del mañana.
Trailer del documental de la Fundación Escenarios de Sostenibilidad
rodado en Paraguay en 2009

Con 85 años, última testigo del pueblo yagán votó en Puerto Williams

Prensa Antártica

A pesar de su avanzada edad y el frío presente en la zona, la última hablante del idioma yagán y Tesoro Humano Vivo, Cristina Calderón (85), llegó hasta el único local de votación en Cabo de Hornos para ejercer su derecho ciudadano en esta segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

La abuela Cristina, como se la conoce en la región, llegó cerca del mediodía acompañada de su hija Lidia González quien la asistió y ayudó a emitir su voto en el liceo Donald Mc Intyre Griffiths de la capital Antártica Chilena.

Solo unos segundos le llevó a la abuela Cristina marcar su preferencia y depositar su voto en la urna, para luego retirarse sin dificultad saludando a quienes encontró a su paso.

Cristina Calderón, es la última testigo del Pueblo Yámana, y única hablante de su lengua originaria reconocida por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, como

Ver la entrada original 113 palabras más

Venezuela: “A los Yanomamis nos están matando”

Red Latina sin fronteras

 laguarura.net 

mineria-yanomamis mineria amazonas

Más de 1.000 mineros ilegales saquean los recursos del Amazonas | Sus líderes denuncian agresiones físicas, envenenamiento y violaciones | Venezuela ha firmado un convenio con China para explotar aún más la zona

Tomado de lavanguardia.com

La tranquilidad con la que vivían los Yanomamis llegó a su fin en la década de 1980, cuando la fiebre por el oro explotó en plena Amazonia y trajo a más de 40.000 mineros ilegales que sistemáticamente establecieron un negoció que sigue devastando una gran parte de la zona.

Al norte de Brasil y al Sur de Venezuela, los Yanomamis están distribuidos en alrededor de 250 comunidades en un territorio que alcanza los 19 millones de hectáreas, o lo que es igual a cuatro veces el tamaño de Suiza.

Es esta la zona, en la actualidad, la etnia indígena sobrevive a la explotación de los recursos naturales que causa enfermedades, envenenamiento, agresiones, violaciones y persecuciones a…

Ver la entrada original 874 palabras más