Refugiados climáticos y el cambio social en los territorios frontera.

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL
EN LOS TERRITORIOS FRONTERA

Jesús Rivillo Torres
Madrid, 2015

TESIS DOCTORAL
Anuncios

Extranjero

-Dime, hombre, enigmático, ¿a quién amas tú más? ¿A tu padre, a tu   madre,  a tu hermana, a tu hermano.?
-Yo no tengo ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano.
-¿A tus amigos?
-Os servís de una palabra cuyo sentido desconozco hasta hoy.
-¿A tu patria?
-Ignoro bajo qué latitud está situada.
-¿La belleza?
-De buena gana la amaría, diosa e inmortal.
-¿El oro?
-Lo odio, como vosotros odiáis a Dios.
¿Pues qué es lo que amas, extraordinario extranjero?
-¡Amo las nubes. . ., las nubes que pasan… allá lejos… las maravillosas nubes!

De Spleen de París
Por Charles Baudelaire
Traducción de Nydia Lamarque 1º edición, 1961, México, Editorial Aguilar.

Refugiados y emigrantes: la acogida inapelable

Los datos facilitados por IUNHCR-ACNUR, en sus informes anuales, son una visión de cómo las repuestas a los refugiados se encuentra en una encrucijada. Los países con capacidad económica, legislativa y de recursos sociales son precisamente, como se puede observa en la tabla, los que menos se implican en ayudar a más de 60 millones de personas (Informe IUNHCR-ACNUR 2015) en situaciones de persecución, guerras o violencia. Número que está continuamente aumentando.

Precisamente los países con mayores índices de desarrollo humano están dejando la atención humanitaria a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), a las organizaciones gubernamentales (ONG) especializadas y a los países fronterizos que en la mayoría de las ocasiones, no tienen capacidad para cubrir las necesidades alimenticias, sanitarias, de seguridad o vivienda.

El hecho de que los refugiados permanezcan próximos a las regiones donde se encuentran las áreas en conflicto, hace que los motivos por los que se vieron forzados a migrar les sigan acompañando en sus desplazamientos. Ya sea por la permeabilidad de las fronteras o por la arbitrariedad de quienes tengan el control político de los país de acogida.

Las persecución política, étnica y las guerras; pero también las pandemias, hambrunas y los efectos del Cambio Climático, producen desplazamientos humanos forzosos y traumáticos. Cada uno de estos acontecimientos son motivos suficientes para considerar, que las personas afectadas, son refugiados de unos entornos adversos que ponen en peligro su integridad individual y colectiva, y por tanto sus situaciones son similares a las que se recogen en el Estatuto de Ginebra para los Refugiado de 1951 y siguientes desarrollos legislativos.

En definitiva más de 200 millones de personas son migrantes forzosos y tienen los derechos de asilo recogidos en la legislación internacional.

Fuente: Informe IUNHCR-ACNUR tendencias globales (2013). Datos compilados y analizados por el autor

 

Refugiados climáticos y el cambio social en los «territorios frontera». Tesis Doctoral Jesús Rivillo

 

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID 

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL

EN LOS TERRITORIOS FRONTERA   

Madrid, 2015

 TESIS

EL SILENCIO DEL MUNDO RURAL ESPAÑOL

Es posible encontrar momentos donde aparecen una conjunción de hechos que miran hacia un solo sitio: los reflejos de una parte de tu vida.

Hace pocos días me contrataron para hacer un estudio de cómo «de sana» es la relación entre los jóvenes, el empleo y el silencio, en una de las tantas sierras del territorio español.

Ante mi situación de paro y escasez, esto me vino como «un guante» para salir, momentáneamente, de la necesidad de «pelas» para sobrevivir.

Era un trabajo relativamente fácil, por un tiempo determinado y con pocas aspiraciones. Todo sencillo y sin mayores pretensiones.

-Yo que venía de leer mi tesis doctoral y de dirigir otros trabajos de investigación de mayor enjundia… Esto era «pan comido»

No más lejos de la realidad: me encontré con los recuerdos de aquellos lugares, hace años de tanta novedad, de tantos desafíos…de tanta juventud.

Otra vez, con los problemas de unas gentes que se niegan a desaparecer, con la tristeza de las calles limpias y cuidadas, pero con casas de puertas y contraventanas cerradas.

-Con lo que les costó volver a los que se fueron: huyendo del hambre, la pobreza, el analfabetismo, el abandono; en definitiva de la tristeza… Ahora hay escuelas, trabajo, médico, casas de cultura, pabellones deportivos, calles cuidadas y pavimentadas,… Y se marchan-

¿Por qué? Me preguntaba en la soledad del silencio, visitando los pueblos de estas tierras siempre en el filo de su existencia.

-Los hijos de los que volvieron no se van por el hambre, esta vez ¿No serán otra las penurias?-

¿Serán falta de respuestas a otras necesidades?: estudiar para encontrar algo más; pasear por donde hay otras gentes; ir hacia ellas sin tener que pasar horas de aburrimiento en los asientos de un bus; asomarse sin dificultad a un mundo más amplio cuando miran por las ventanas de sus ordenadores…

Los pueblos se vuelven a quedar en silencio: con las puertas cerradas, con las calles solitarias, con la vejez de sus nuevos paisajes. Sus gentes y sus paisajes se están perdiendo, aunque se les necesite, como siempre.

El emigrante y la muerte

Gracias Roto por mostrar la realidad,  ¿no nos da vergüenza?.

1431450777_642312_1431450851_noticia_normal

Los emigrantes: «la otra justificación de la crisis»

Los gobiernos europeos desde hace varios años, «años de crisis», están acometiendo un proceso de cambio para transformar, a exigencias de los «Mercados», los logros conseguidos a lo largo de los últimos cuarenta años por sus ciudadanos.

Para ello cada vez van necesitando más coartadas que justifiquen las acciones que ejercen sobre sus poblaciones.

Para que el mecanismo funcione hay que buscar elementos precisos que ataquen eficazmente la línea de flotación de sus sistemas sociales, económicos, culturales y comunicacionales.

Todo ello con la finalidad de crear un estado de opinión que facilite el encanallamiento colectivo ante un «culpable», en definitiva buscar un responsable ajeno a los «Mercados». Un catalizador que asuma las tensiones sociales.

La llegada de extranjeros y sus connotaciones xenófobas, es una justificación adecuada para buscar responsables en la modificación de las condiciones de vida de los «nacionales». La aceptación colectiva de que la pérdida de derechos sociales es debida, por una parte a las situaciones provocadas por la crisis y por otra al abuso de  la extensión global de las ventajas sociales, de las que se han «aprovechado» los no «nacionales», son argumentos aceptados sin demasiada contestación por parte de las clases medias europeas.

Argumentos como:

«En la balanza se pone solamente el drama humano de los subsaharianos…y no se tiene en cuenta la gravísima situación que podría producirse si esta inmigración irregular, siempre ilegal, entrase en la Ciudad ( Juan José Imbroda Presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla. España)»…

… «Estos extranjeros contarán con un plazo de seis meses para poder cobrar el paro y pueden perder ese subsidio sino demuestran que están buscando trabajo…debemos ser claros en que tenemos un servicio de salud nacional gratuito, no tenemos un servicio internacional gratuito… (David Cameron, Primer Ministro, Reino Unido)»

… « Horst Seehofer, Jefe del Gobierno Bávaro (Alemania), calificó a los futuros inmigrantes como peligrosos turistas sociales»

Han creado un estado de opinión pública que no sólo sirve para una tolerancia colectiva de la represión de los estados; sino que además, sirve para que el conjunto de los emigrantes, regularizados y no regularizados, sean una excusa perfecta para una modificación torticera de las relaciones laborales, así como unos reajustes de los sistemas de protección social, que facilite la entrada en los fondos de pensiones, la sanidad o la educación pública de las grandes empresas que actúan en los distintos sectores. 

En definitiva un relato que acentúe el miedo a la falta de respuesta estatal a las necesidades básicas colectivas de los«nacionales».

Unas buenas excusas para diluir las transformaciones  de calado que en las estructuras socioeconómicas están sufriendo las poblaciones de los países europeos.

Modificaciones que necesitan los «Mercados» y las grandes empresas internacionales para salir de sus crisis periódicas y dar respuesta a sus estructuras de crecimiento continuo de beneficios.