Refugiados climáticos y el cambio social en los «territorios frontera». Tesis Doctoral Jesús Rivillo

 

 UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID 

REFUGIADOS CLIMÁTICOS Y EL CAMBIO SOCIAL

EN LOS TERRITORIOS FRONTERA   

Madrid, 2015

 TESIS

Anuncios

EL SILENCIO DEL MUNDO RURAL ESPAÑOL

Es posible encontrar momentos donde aparecen una conjunción de hechos que miran hacia un solo sitio: los reflejos de una parte de tu vida.

Hace pocos días me contrataron para hacer un estudio de cómo «de sana» es la relación entre los jóvenes, el empleo y el silencio, en una de las tantas sierras del territorio español.

Ante mi situación de paro y escasez, esto me vino como «un guante» para salir, momentáneamente, de la necesidad de «pelas» para sobrevivir.

Era un trabajo relativamente fácil, por un tiempo determinado y con pocas aspiraciones. Todo sencillo y sin mayores pretensiones.

-Yo que venía de leer mi tesis doctoral y de dirigir otros trabajos de investigación de mayor enjundia… Esto era «pan comido»

No más lejos de la realidad: me encontré con los recuerdos de aquellos lugares, hace años de tanta novedad, de tantos desafíos…de tanta juventud.

Otra vez, con los problemas de unas gentes que se niegan a desaparecer, con la tristeza de las calles limpias y cuidadas, pero con casas de puertas y contraventanas cerradas.

-Con lo que les costó volver a los que se fueron: huyendo del hambre, la pobreza, el analfabetismo, el abandono; en definitiva de la tristeza… Ahora hay escuelas, trabajo, médico, casas de cultura, pabellones deportivos, calles cuidadas y pavimentadas,… Y se marchan-

¿Por qué? Me preguntaba en la soledad del silencio, visitando los pueblos de estas tierras siempre en el filo de su existencia.

-Los hijos de los que volvieron no se van por el hambre, esta vez ¿No serán otra las penurias?-

¿Serán falta de respuestas a otras necesidades?: estudiar para encontrar algo más; pasear por donde hay otras gentes; ir hacia ellas sin tener que pasar horas de aburrimiento en los asientos de un bus; asomarse sin dificultad a un mundo más amplio cuando miran por las ventanas de sus ordenadores…

Los pueblos se vuelven a quedar en silencio: con las puertas cerradas, con las calles solitarias, con la vejez de sus nuevos paisajes. Sus gentes y sus paisajes se están perdiendo, aunque se les necesite, como siempre.

El emigrante y la muerte

Gracias Roto por mostrar la realidad,  ¿no nos da vergüenza?.

1431450777_642312_1431450851_noticia_normal

Los emigrantes: «la otra justificación de la crisis»

Los gobiernos europeos desde hace varios años, «años de crisis», están acometiendo un proceso de cambio para transformar, a exigencias de los «Mercados», los logros conseguidos a lo largo de los últimos cuarenta años por sus ciudadanos.

Para ello cada vez van necesitando más coartadas que justifiquen las acciones que ejercen sobre sus poblaciones.

Para que el mecanismo funcione hay que buscar elementos precisos que ataquen eficazmente la línea de flotación de sus sistemas sociales, económicos, culturales y comunicacionales.

Todo ello con la finalidad de crear un estado de opinión que facilite el encanallamiento colectivo ante un «culpable», en definitiva buscar un responsable ajeno a los «Mercados». Un catalizador que asuma las tensiones sociales.

La llegada de extranjeros y sus connotaciones xenófobas, es una justificación adecuada para buscar responsables en la modificación de las condiciones de vida de los «nacionales». La aceptación colectiva de que la pérdida de derechos sociales es debida, por una parte a las situaciones provocadas por la crisis y por otra al abuso de  la extensión global de las ventajas sociales, de las que se han «aprovechado» los no «nacionales», son argumentos aceptados sin demasiada contestación por parte de las clases medias europeas.

Argumentos como:

«En la balanza se pone solamente el drama humano de los subsaharianos…y no se tiene en cuenta la gravísima situación que podría producirse si esta inmigración irregular, siempre ilegal, entrase en la Ciudad ( Juan José Imbroda Presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla. España)»…

… «Estos extranjeros contarán con un plazo de seis meses para poder cobrar el paro y pueden perder ese subsidio sino demuestran que están buscando trabajo…debemos ser claros en que tenemos un servicio de salud nacional gratuito, no tenemos un servicio internacional gratuito… (David Cameron, Primer Ministro, Reino Unido)»

… « Horst Seehofer, Jefe del Gobierno Bávaro (Alemania), calificó a los futuros inmigrantes como peligrosos turistas sociales»

Han creado un estado de opinión pública que no sólo sirve para una tolerancia colectiva de la represión de los estados; sino que además, sirve para que el conjunto de los emigrantes, regularizados y no regularizados, sean una excusa perfecta para una modificación torticera de las relaciones laborales, así como unos reajustes de los sistemas de protección social, que facilite la entrada en los fondos de pensiones, la sanidad o la educación pública de las grandes empresas que actúan en los distintos sectores. 

En definitiva un relato que acentúe el miedo a la falta de respuesta estatal a las necesidades básicas colectivas de los«nacionales».

Unas buenas excusas para diluir las transformaciones  de calado que en las estructuras socioeconómicas están sufriendo las poblaciones de los países europeos.

Modificaciones que necesitan los «Mercados» y las grandes empresas internacionales para salir de sus crisis periódicas y dar respuesta a sus estructuras de crecimiento continuo de beneficios.

Enfermedades emergentes: migraciones y cambio climático

 

http://esmateria.com/2013/10/24/solo-el-4-de-los-nuevos-medicamentos-es-para-las-enfermedades-de-los-mas-pobres/
http://esmateria.com/2013/10/24/solo-el-4-de-los-nuevos-medicamentos-es-para-las-enfermedades-de-los-mas-pobres/

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Evolución del Clima, han alertado sobre la relación entre el cambio climático y la salud de la población, reconociéndose inclusive la existencia de un vínculo entre los organismos vivos —entre ellos los seres humanos— y los procesos de desarrollo de enfermedades, especialmente infecciosos.

Entre otros destacan: las variaciones en la fenología de ciertos organismos, lo que favorece la aparición o rebrote de patologías. Además, consideran el impacto de los cambios de temperatura, pluviosidad o humedad que introducen otras alteraciones en los ecosistemas que inciden sobremanera los procesos de desarrollo de enfermedades.

Por ello y aunque son diversos los factores que pueden incidir en la epidemiología de enfermedades, científicos españoles expertos en cambio climático han recomendado una evaluación del impacto en la salud, de la misma manera que se ha hecho en otros países.

Al mismo tiempo, el aumento de los movimientos migratorios, ya sea por razones de turismo, trabajo o huida de situaciones extremas (guerras, hambrunas, pandemias, etc.) también tiene una gran influencia en la distribución temporal y espacial de las  patologías. Es así como la transmisión de enfermedades, su incubación y desarrollo pueden verse favorecidos por diversas causas asociadas a la migración. La posibilidad que los individuos viajen por todo el planeta incrementen las posibilidades de contagio de los elementos patógenos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS)[1] advierte de los riesgos epidémicos actuales en todos los continentes, un aviso que deben tener en cuenta todos los países incluyendo algunos de los más desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Australia, Gran Bretaña, Francia o Alemania.

El aumento de los movimientos masivos de población y los cambios ambientales han favorecido la propagación de enfermedades y la aparición de una serie de categorizaciones, entre las que destaca la de nuevas enfermedades, que engloba a las emergentes y a las reemergentes.

Según el artículo: “Enfermedades emergentes, mucho más de lo mismo (2001) del Doctor Manuel Corachán”, se definen como enfermedades emergentes aquellas que se consideran como verdaderamente nuevas, las ya existentes pero que no se habían reconocido y las conocidas pero que están ampliando geográficamente su área de transmisión.

Según es posible constatar en el Informe de Evaluación Preliminar de los Impactos en España por efecto del Cambio Climático (2005), España se ha transformado no sólo en lugar de tránsito obligatorio de personas, sino en receptor de altos índices de inmigración debido a su situación geográfica y condiciones climáticas.

La mayor relevancia de los colectivos migrantes con mayor movilidad, por sus características singularidades de trabajo o de ocio (Reino Unido, Italia, Alemania o Francia), es un indicador que puede orientar sobre la existencia de un mayor número de personas en contacto con poblaciones de riesgo, que unidas a las que se encuentran de por si en semejante situación, se incrementa exponencialmente la población en peligro.

Todo ello empieza a dar pistas de que se puede evitar la tentación de identificar, exclusivamente, a las personas de unas determinadas nacionalidades como origen y  transmisoras de enfermedades con capacidad para convertirse en pandemias.

Como ejemplo: de los países identificados como zona de especial afección del Ébola, Nigeria, Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, la representación en la procedencia de los inmigrantes, regulares y no regulares, en España no alcanzó el 1% durante el año 2013

Ello nos lleva a dar una llamada de atención pública que la capacidad que tienen unas determinadas enfermedades, con capacidad de convertirse en pandemias globales, de abandonar sus zonas geográficas, no sólo es debido a los emigrantes que vienen huyendo de las condiciones socio-económicas-naturales de los países pobres, sino que también pueden ser por motivos tales como el cambio climático o el turismo.

Imponer medidas que observen un rigurosos control de fronteras o decretar un aislamiento internacional,  sobre las personas que provienen de los países donde estan localizadas enfermedades de alto riesgo, es soslayar una realidad social, natural y económica que sólo conduce a la reproducción del problema.

Por ello la única forma de evitar que enfermedades como el Ébola se convierta en una pandemia global, no es dotar de cuantos medios sean necesarios para expatriar a los nacionales e impedir la entrada a los extranjeros que provienen de las zonas de riesgo, es dedicar cuanto recursos sean necesarios para combatir las enfermedades de los pobres: el Ébola, la Malaria, la Prevención del VIH/sida, Enfermedad del Sueño, Enfermedad de Chagas o el Dengue. evitar la pobreza.

Se puede concluir que lo que está sucediendo actualmente con la enfermedad por el virus del Ébola es un toque de atención a la necesidad de una cooperación internacional para poner por encima de los intereses de la farmacéuticas, de la industrias contaminante, de las grandes financieras o de los gobiernos del silencio, los intereses de la sanitarios de la humanidad.

 

[1] Véase la página web de la OMS y de manera especial el semanario Weekly Epidemiological Record en: http://www.who.int/infectious-disease-report/idr99-spanish/pages/ch10text.html. Fecha de la visita: 3 de mayo de 2008.

[2] Fuente INE. Datos del 1/1/2014. http://www.ine.es/jaxi/tabla.do, revisado el 15/8/2014

[3] Fuente INE. Datos 1/1/2014. http://www.ine.es/jaxi/tabla.do revisado 15/8/2014. Y elaboración propia

CAMBIO CLIMÁTICO Y MIGRACIONES

kiribati-cambio-climaticoLas poblaciones que dependen directamente de los recursos naturales, ven cada día más alteradas las condiciones climáticas y ambientales necesarias para sobrevivir. Hace tiempo que se está asistiendo a una degradación ambiental como consecuencia de: conflictos bélicos, sequías, sobre explotación de los recursos, monocultivos, etc., pero en los últimos años, una serie de fenómenos naturales están incidiendo, como un factor más, en esta degradación ambiental, esto es: un calentamiento generalizado del Planeta que la comunidad científica ha empezado a considerar relevante.

La contrastación empírica de su existencia, permite considerarlo como una modificación más rápida de las condiciones climáticas como consecuencia de la acción humana. Estas modificaciones, por un acuerdo científico mayoritario, se las ha llamado «Cambio Climático global».

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas (IPCC) las emisiones de los gases de efecto invernadero (principalmente: dióxido de carbono, óxido nitroso y metano) producidos por la actividad humana, están provocando un aumento de las temperaturas, que podrían ser de 1,4 a 5,8 grados centígrados hasta el año 2100 con respecto a las temperaturas de 1990. Un ejemplo de los efectos de estas variación es que el Cambio Climático en América Latina y en África durante el siglo XXI, de acuerdo con las últimas proyecciones, se manifestará a través de un aumento de la temperatura media, un decrecimiento del volumen de los glaciares, un cambio en el régimen de las precipitaciones, sequías, el aumento e intensidad de tormentas, olas de calor e inundaciones.

La incidencia de sus efectos serán más notables en los sectores agrícola, ganadero y silvícola, así como en la disponibilidad de agua para el abastecimiento de una población en crecimiento sostenido. En definitiva el Cambio Climático influye e influirá directa o indirectamente en todos los sectores económicos, sociales, culturales y medioambientales. Todo ello, condicionará el modo en que personas y sociedades desarrollen sus actividades, así como las peculiaridades de los asentamientos humanos y la dimensión y estructura de las migraciones.

En 1990, el IPCC, afirmaba que una de las consecuencias más importantes sería la emigración masiva de personas, principalmente de los países pobres, con menores recursos para financiar la adaptación y la mitigación, hacia los del primer mundo. Estos escenarios que el IPCC preveía en la última década del siglo pasado, ya son una realidad y estan provocando que millones de personas se vean obligadas a desplazarse de sus lugares de origen hacia otros más favorecidos.

Pero estos movimientos de población no se dirigen directamente a sus destinos, previamente realizarán una serie de desplazamientos internos en los países de origen, así como por las rutas preestablecidas, por intermediarios, mafia o gobiernos, que les aproximarán progresivamente a los lugares de retención, desde donde podrán acceder, en el mejor de los casos, a los paises del centro.Estos recorridos pueden durar entre uno y tres años.

En la actualidad, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2009 (Superando barreras. Movilidad y desarrollo humano), sólo migra a nivel transnacional el 3,1% de la población mundial, que supone en números absolutos alrededor de 200 millones de personas y la gran mayoría de los migrantes, unos 740 millones, se mueven en el interior de las fronteras de los estados. Se han hecho cálculos, entre otros, por el profesor Norman Myers de la Universidad de Oxford, según los cuales para el año 2050 habrá unos 150 millones de migrantes climáticos; cifra que han aceptado tanto el IPCC como el Informe Stern (informe encargado por el Gobierno Británico sobre los efectos del Cambio Climático en la economía mundial).

Las consecuencias meteorológicas y económicas han sido mucho más estudiadas que sus repercusiones sociales, aquellas que afectan directamente a la población y en especial a los flujos migratorios, permanentes o temporales, que está causando.

Como se ha repetido, no sería riguroso considerar a éste como un factor aislado, capaz de provocar por si mismo desplazamientos humanos; su interacción con las crisis sociales, económicas, políticas y otras ambientales es innegable, pero eludir su relevancia es no tener en cuenta un factor que puede ser origen de importantes transformaciones sociales y geográficas, en las regiones y ciudades que son utilizadas como fronteras de contención de los refugiados del Cambio Climático.

Estos cambios y conflictos no sucederán sólo sobre la realidad social de las regiones de acogida y retención, sino que las presiones que se produzca en ellas, afectarán directamente a los sistemas sociales de los países con más medios para dar respuesta a los efectos del Cambio Climático. Pero el error es considerarse aislados y no tener en cuenta que la Tierra es una y por lo tanto, lo que ocurre en la periferia pobre incide directamente en el centro rico.

Foto seleccionada

Refugiados del Clima y las Ciudades Frontera


images mauriten
Ciudades Frontera: son los espacios geográficos, sociales, económicos, políticos, culturales y comunicacionales; permeables a las entradas de personas que provienen, entre otros motivos de regiones deterioradas ambientalmente, e impermeables a su salida.

Son receptoras de migraciones nacionales e internacionales (Refugiados del Clima) con origen en regiones deprimidas. Entendiendo como tales la vinculación de lo deprimido –desde una perspectiva dialéctica y holística de lo económico, político, social, cultural y natural– con las regiones de los países de la periferia.

El rápido crecimiento demográfico de las Ciudades Frontera, en especial con poblaciones jóvenes, las impiden dar una respuesta adecuada a las necesidades de recursos alimenticios, sanitarios, educativos, etc. Asimismo, sus carencias previas en infraestructuras y servicios, aumentan, si es posible, las dificultades de sobrevivir en ellas.

Al ser lugares de paso en el que los inmigrantes se van a establecer de forma temporal, esperando la salida hacia los países del centro, así como un cruce de culturas e ideologías, están sometidas a un permanente control policial, tanto por parte de las policías internas como de las extranjeras. Por ello son consideradas y utilizadas, por los gobiernos nacionales o internacionales, como zonas de retención.

La dependencia de la cooperación internacional (de las agencias gubernamentales de los países del norte) es instrumentalizada, en cierta medida, como una forma de mantener el «status quo». Y de esta manera evitar la desaparición de las vallas, tanto espaciales como virtuales, que separan a los países del centro con los de la periferia.

Sus territorios tienen un alto niveles de degradación ambiental, pero sus necesidades de agua, alimentos o energías baratas, las convierten rápidamente en emisoras de contaminantes. Emisiones que van inciden directamente en el Cambio Climático de las regiones sumidero. Entre ellas, posiblemente, de donde provienen los Refugiados del Clima; aumentando, de este modo la precariedad de las regiones de origen y provocando más flujos migratorios hacia las Ciudades Frontera.

En definitiva, éstas son espacios donde se van a producir una serie de conflictos y cambios sociales, culturales, económicos, geográficos y ambientales; que las van afectar directamente a ellas y a las regiones pobres de la periferia, pero también de forma indirecta, en principio, a los países emergentes y del centro.

foto