Imagen: BREXIT

Suenan la ocho de la mañana: desayuno, ducha, noticias y tertulianos. Siempre los mismos ruidos con pequeños cambios: «el Brexit» ganó; los sobresaltos de las bolsas; la postura de la Eurozona; o la necesidad de medidas urgente para salvar…

Se hace difícil iniciar la mañana porque sabes quien va pagar todo esto: nosotros los de siempre.

Y más difícil si te dejas llevar a otros lugares, esos mismos con los que convives día a día. Tus ruidos: la falta de trabajo o de un trabajo digno; los cadáveres, de ahora o de antes, aparecidos en el Mediterráneo; o el sin techo que se despereza y empuja el carro perdido del supermercado.

Suenan las ocho de la mañana: las gentes que gobiernan los estados y las instituciones europeas, no cierran la puerta y salen a esas otras calles por las que andan los muertos del mediterráneo, los ojos que ven la desesperación, o el sin techo.

Ellos, las que miran pero no ven, los que nos recuerdan las crisis y los sacrificios necesarios, los efectos del Brexit en los mercados…los del ruido: dejen de contar cuentos y que de una vez « colorín, colorado este cuento se ha acabado» sea el final de su cuento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s