Londres: ¿sus ciudadanos sale a la calle como respuesta al olvido?

La violencia en la que se encuentran sumidas Londres y ciudades próximas, no es justificable, pero tiene unos orígenes económicos y sociales que posiblemente proporcionen claridad al por qué se producen acontecimientos de estas características, en un país que forman parte del privilegiado club del G8.

Mientras que la preocupación de los gobiernos occidentales es como hacer frente a la calificación que determinan las tres grades agencias privadas: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch, responsable en gran mediada de la recesión económica por sus equivocaciones, intencionadas o no, con las hipotecas subprime, al darles una calificación mayor de las que les correspondían.

En tanto que no se pidan responsabilidades a éstas por los errores cometidos, y no se realice un  proceso de cuestionamiento, creando agencias alternativa  públicas desde la Unión Europea o Estados Unidos.

Cuando  la principal intervención de los gobiernos es para facilitar a la banca que se recupere de  la situación generada por las estructura financieras globales, de la que ella forma parte, y grandes cantidades de dinero se destinen a su remodelación y fusiones.

Desde el momento en que el apoyo está dirigido a las estructural financieras,  maquina especulativas que invierten en aquello que virtualmente puede ser rentable, y no se apuntalen las estructuras productivas que son las únicas capaces de crear empleo, generar riqueza tangible y dar respuesta relativa a las necesidades grupales.

Y en el instante que la recuperación económica se sustenta en la exigencia del Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo: en reformas sujetas a la modificaciones del mercado laboral, su flexibilizando y abaratamiento; a potenciar un futuro hostil, donde el pensamiento mayoritario es desencanto y la falta de aspiraciones colectivas; en la reducción salarial; en la perdida de derechos civiles; o en la disminución drástica de las ventajas sociales conseguidas en salud y educación.

No es extraño que aquellos que cada vez tienen menos, sin olvidar que siempre hay quien se aprovecha estas situaciones (delincuentes),   jóvenes, parados y desencantados, saque a la calle su angustia. Unos de forma pacífica: Movimiento 15M y otros de manera violenta: las tomas de las calles, en los últimos días, en Londres, Liverpool o Birmingham.

Quizás sea, todo ello, un toque de atención para que se acometan reformas estructurales en el Sistema; y de este modo, estas respuestas no se conviertan en un conflicto generalizado como única solución, de la ciudadanía, ante el olvido al que les someten los estado al acometer las reformas económicas necesarias para la reproducción de las ganancias financieras.

Anuncios

Autor: Refugiados de la Tierra. Jesús Rivillo

Desplazamientos humanos.Refugiados del clima. Conflictos y cambio social. Comunicación. Sociología. Licenciado en CC Políticas y Sociología. Uni. Complutense Madrid. Diploma de Estudios Avanzados. Uni. Complutense Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s